Tejedores

Lideramos

Felipe Lozano

Felipe Lozano

Cuando camino, suelo imaginar cualquier cantidad de cosas que pueden y pudieron pasar. Otras que son improbables, pero… ¿Por qué no? Recuerdo situaciones de mi vida, de la de otros, me cuento chistes y me río. Miro los rostros de la gente, sus manías, trato de adivinar lo que piensan, percibir lo que sienten. Voy leyendo un libro, mi día a día, lo que hice y me falta. Tal vez por hacer todo eso mientras camino, he inventado un escalón de más y me voy de bruces al suelo, me caen gatos en la cabeza o me estrello contra las puertas.

 

Y de una mañana camino al trabajo, de ese trabajo que tengo, de ese café que tomo con tanta pasión como si me pagaran por ello, de las torpezas, de los absurdos, de lo onírico, de lo que veo y quiero ver, de los amigos, de mis hijas, del amor y de la vida tengo varias cosas que contar. He comenzado así a construir historias y una de ellas es esta: Tejiendo Versos. Espero escribirla por mucho tiempo con ustedes.

 

Esa es mi descripción. Siento no decir nada más, pero es que eso de mirar hacia dentro es cosa seria.

Isabel Cristina Salas

Isabel Cristina Salas

Ante la impúdica pregunta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande? Muchas veces respondí, con la seguridad que da la infancia: Escritora. Aunque ese propósito mutó con los años, con las experiencias, las frustraciones y el devenir de la vida, algo de ello sigue intacto: Amo las historias. Crecí escuchándolas, relatos en los que la ficción y la realidad parecían una. Hoy las leo con gran pasión, las imagino y a veces las escribo.

 

Tal vez lo que más me divierte de las historias son los giros, esos sucesos inesperados que dejan a los personajes ante nuevas circunstancias y de paso, retan la capacidad de asombro del lector. En uno de esos giros de la vida que protagonizo, apareció Tejiendo Versos. Su trama me cautivó y, sobre todo, me motivó.

 

Ahora, además de ser comunicadora social rayita periodista, hija única y caleña atípica, acompaño a Felipe y juntos lideramos este espacio. Un oasis de historias con barra libre ¡Bienvenidos!

Colaboradores

Edgardo Machado Ortega

Edgardo Machado Ortega

Soy Edgardo Machado, floridano del Valle del Cauca, pueblo al que dedico  gran parte de mis versos. Amante del  verso social,  del arte y el lienzo de las Escuelas Artísticas de la Candelaria. Residí en mi juventud en Cali y hace 7 años vivo en Bogotá, donde me lancé a la gran aventura de la escritura. Mis libros inéditos son la novela “Los fantasmas del Costa  Concordia” y el poemario “Filopoemas del Amanecer”. Pinto en lienzos reciclados a los que les sigo composiciones referentes a sus temáticas sobre la paz, la nueva Colombia, equidad de género, afrocolombianismo y poesía de reflexión. La esencialidad humana es el contenido trascendental en mis escritos y la vida terrena es el escenario de la espiritualidad de mis letras.

“Las letras son como los caballos briosos. Al subirse sobre ellas hacen intrépidos y arriesgados a quienes montan sobre sus lomos y conducen sus riendas”. Edgardo Machado O.

Mariana Lozano Pacheco

Mariana Lozano Pacheco

Me llamo Mariana Lozano Pacheco, tengo 10 años. Estoy en quinto de primaria y me gusta practicar natación. Yo admiro a mi papi porque es una gran persona y es muy chévere. Me gusta leer y escribir, por eso quiero ser parte de Tejiendo Versos y aportar algo a la cultura.

Wendy Pinedo Uriana (Sakuragy)

Wendy Pinedo Uriana (Sakuragy)

Me llamo Wendy Pinedo Uriana, soy etnoeducadora colombo venezolana, wayúu perteneciente al Clan Uriana, por línea materna. Actualmente lidero proyectos de inclusión social y de defensa de derechos indígenas en comunidades de distintas partes de Suramérica incluyendo Colombia y Venezuela.

Sandra Vélez

Sandra Vélez

¿Uno que escribe aquí? No lo sé. Pero quien más que yo para conocerme y reconocerme sin espejos o sombras, con dudas y certezas, con palabras simples y objetivas que describen la majestuosidad y el milagro de mi vida otorgada por Dios. Que categoría podría dar a esta obra o a lo que he hecho con ella? Solo diré que busco la felicidad día a día, que la última letra, nota o acorde aún no existen, o al menos no tengo yo el poder de conocerlas, más he asumido el reto de desentrañarlas de mi alma y pedir la luz necesaria para iluminar el camino de mis impulsos, racionalidad y equilibrio, donde mis convicciones develan quien soy, aun sin son vistas desde otro eje. Yo solo voy dejando mis huellas en un mundo que para algunos puede ser caótico, pero en el que yo he decidido ser vida.

Paula Andrea Díaz

Paula Andrea Díaz

De montañas cafeteras, las de Otto Morales, las de un diablo bueno, las de matachines, las de poetas. No pierdo el tiempo, por eso sueño despierta. Demasiado confiada, tal vez hasta ingenua.

José Muñiz

José Muñiz

Multimedia

Comunicador, fotógrafo y diseñador enfocado en el lenguaje multimedia, con amplia experiencia en la gestión y administración de proyectos creativos relacionados con diseño, web y estrategias de comunicación institucional. Con capacidades tanto para la coordinación de equipos y áreas de diseño en instituciones, como para consultorías independientes en el campo editorial y publicitario. Con interés en la reportería gráfica y en lo relacionado a fotografía documental.

Gustavo Bueno Rojas

Gustavo Bueno Rojas

Nací en Cali el 26 de octubre 1981 y escribo porque  a veces pienso en las mañanas soleadas de mi ciudad, que ya no las tengo, en la mujer que amo, en las que amé y amaré, porque adoro a mi hija, porque es mi forma de respirar, de entender el mundo, porque no fui capaz de ser jugador de fútbol ni tampoco pianista y mucho menos buen bailarín, porque ahora soy gordo, pero antes fui flaco, porque soy egoísta, porque me gustan los boleros tristes y el aguardiente, la salsa romántica, esa que llaman de alcoba, porque le prometí a mi madre, antes de que se muriera que me haría escritor; porque en mi casa había libros, porque me gusta mirar a los demás e imaginarme lo que no ha pasado, porque soy mentiroso, porque quiero mucho a García Márquez, a Roberto Bolaño, a Henry Roth, a Heinrch Böll, a Andrés Caicedo porque estudié literatura e hice una Maestría en Escrituras Creativas y he participado de ya no sé cuántos talleres de escritura, porque amo los libros, porque a veces soy perseverante, porque eso me hace inmensamente feliz, pero sobre todas las cosas, porque me gusta leer con el afán irremediable que tiene los extraviados de encontrar su casa.

 

Share This