Desde El Trébol, Santa Fe, Argentina, Adriel Pellegrini, un apasionado por las letras, se une a la comunidad de Tejiendo Versos ¡Bienvenido! Disfruten su poema. 

 

Bajo el ombú, el mate rueda y rueda

cerca de la hoguera.

El asador está por comenzar su obra,

se destaca en el grupo, experiencia le sobra.

Amigos, amigas, parientes reunidos desde la mañana

esperando el medio día para llenar las entrañas.

Para dejar las costumbres, las canciones de la radio no suenan,

pero las zambas de la guitarra en el aire sobrevuelan.

Todo está listo para comenzar el festín,

por haberse ido a otro país, solo falta Agustín.

La mano experta la torta asaba,

mientras el poeta sus sueños amasaba.

Trabajos hay varios, empleados y dueños,

ya casi está la comida lista sobre los leños.

“Los hermanos sean unidos” dice el Martín Fierro,

pero solo estando en familia se siente en serio.

De la mesa redonda pasamos al tablón,

desde dos que llegaron de Italia, hoy somos un montón.

Los niños corren alegres en el patio de la casa del campo

donde llegaron mis abuelos con sueños de escalar alto.

Si nos vieran ahora reunidos con la carne en la mesa

sabrían que valió la pena luchar con entereza.

Se partieron el alma siempre esperanzados, apoyados en la Biblia

y como ella aconseja, ante todo, los primero es la familia.

Share This